jueves, 27 de octubre de 2016

Ética aplicada: La macro ética


La ética puede tener muchas aplicaciones. Puede ser aplicada a la medicina, a la investigación y a las empresas. Personalmente me gusta la aplicación de la ética que propone Francois Vallaeys, la cual (si bien él no utiliza este término) es una Macro Ética.

En 1950 el biólogo Ludwig von Bertalanffy planteó la teoría general de sistemas, un estudio que plantea que todo campo de investigación puede interpretar al sujeto que estudia como un sistema: que tienen relación con otros sistemas, que se componen de sistemas (subsistemas) y que hacen parte de otro sistema (macrosistema). Esto es lo que para mi propone Vallaeys, la aplicación de la ética no sólo a los individuos (subsistemas), o las empresas u organizaciones (sistemas), sino también a la sociedad misma (macrosistema). Propone lo que a mi me gusta llamar una Macro Ética y lo que él denomina como una ética en 3D.

Lo primero que advierte Valleys en su conferencia sobre responsabilidad social es que el mundo tiende sistemáticamente hacia la insostenibilidad. Entre más pobre es un país, más sostenible es pues menos consume; a medida que su estatus económico mejora, el país se siente más cómodo, presenta una mejor calidad de vida, consume más, pero consume sin tener en cuenta la sostenibilidad. “Mundialmente consumimos lo de un planeta y medio, y ese menos no lo tenemos”, menciona con aprensión Valleys.

Nadie (o eso esperamos todos) quiere las malas consecuencias de lo que se está presentando: hambruna, contaminación, pobreza extrema. Pero ese es el impacto que están provocando nuestros actos. Por eso es tan importante cambiar la lógica de la Responsabilidad social: no se trata sólo de ser responsables de nuestros actos, sino también de nuestros impactos.

Valleys aclara que la responsabilidad social es de la sociedad, no de los individuos (persona natural o jurídica). Es necesario que cada individuo entienda qué está haciendo la sociedad para que la sociedad sea responsable, pero las buenas acciones individuales no generan un cambio sistémico.

Para lograr este cambio Valleys propone:

  • Una economía circular que plantee compartir material, información, personal entre empresas, buscando el aprovechamiento de los desperdicios de una empresa en pro de la siguiente (tal y como funcionan los sistemas en la naturaleza).
  • Una economía funcional que luche contra la obsolescencia programada. 
  • Proteger la propiedad pública de la ciencia.
  • Regular la promesa de las empresas desde lo Ético, el Derecho, el Mercado y la Asociación. 

Somos responsables de nuestros actos, de nuestro prójimo, de nuestro mundo. Y esa responsabilidad se debe reflejar en lo jurídico, moral y social.

“A los enemigos: la ley. A los amigos: todo” Como hay debilidad del gobierno, nos basamos en la compadransa. El problema de América Latina es el exceso de compadransa, pues dejamos de aplicar control y de exigir responsabilidad a unos sí y a otros no. La solución es un estado fortalecido y de confianza.

Valleys propone así la Ética en tres dimensiones (3D): La virtud personal, La justicia pública y La sostenibilidad mundial. Esto con el fin de cambiar la tendencia sistémica de nuestra sociedad que nos está llevando al deterioro.


No hay comentarios:

Publicar un comentario